EVERYBODY HATES INGRID

No habían pasado dos días luego de que Caracol Televisión nos bombardeara con trailers de la Operación Jaque y la mañana del siguiente día (viernes 9 de julio) nos toma de sorpresa  la noticia de que Ingrid Betancourt demandaba al estado colombiano por una suma astronómica (que posteriormente se convertiría en “simbólica”) por no garantizar su derecho a la libertad, básicamente. Y en la noche nos fuimos a dormir con la versión de su vocero, según la cual, la solicitud de Ingrid y sus familiares fue objeto de tergiversaciones y que solo se limitaba a un pedido de conciliación.

Por supuesto, las reacciones en Colombia y los titulares en los medios de comunicación del planeta no se hicieron esperar. Los chistes sobre el pulpo Paul que “pronosticaba y acertaba” los marcadores del mundial de fútbol fueron opacados por las caricaturas que acuñaban nuevas palabras como “Ingridtitud”; muchas voces del común (incluida la mía) se levantaron con furia reclamando por el posible destino de los impuestos que se pagan, en tanto que en otras ocasiones no parece importarnos mucho. Los representantes del gobierno, por su parte,  se declararon sorprendidos por tal petición y  los editoriales y analistas pronosticaron avalanchas de demandas. De hecho, otros de los VIP ex – kipnapped, Jorge Gechem Turbay  y Sigifredo López declararon sus posibles intenciones de seguir los pasos de Ingrid en tal sentido. Incluso mi madre sostuvo en tono muy serio que la popularidad de las FARC andaba por las nubes en comparación a la de Ingrid, en fin.

Hoy domingo, nos vamos a la cama con las declaraciones públicas de Ingrid lamentándose por las negativas repercusiones que ha tenido su acción legal; erigiéndose como alguien que sacrifica su imagen pública en pos de las legítimas reclamaciones de otros secuestrados, ex – secuestrados y sus familias;  y además, declarando su arrepentimiento dado el cauce que han tomado las cosas desde el viernes pasado.

No es bueno ver en todo una posible cortina de humo pero:

  1. El hecho de que se haya “aclarado” el tipo de petición formulada por la ex – candidata presidencial  al estado colombiano no deja de crear la sensación de engaño. Es sabido que cuando se desea entablar una acción jurídica contra el estado el primer y obligatorio paso es el de la conciliación, si ese no funciona se pasa a la demanda. La “rectificación” proporcionada por el vocero de Ingrid nada tiene de tal.
  2. Hubiera sido una bella oportunidad para conocer el grupo de personas al cual Ingrid dice representar en su deseo de justa reparación. ¿Por qué no dijo quienes eran? (Y no me digan razones de seguridad, ya soy mayorcita de edad).
  3. El monto absurdo al cual ascendían las pretensiones de indemnización pasa ahora a ser una cifra simbólica (¿?).
  4. Siendo la razón que alega Ingrid el hecho de que no se le haya garantizado su seguridad, ni su ejercicio al derecho de la libertad ¿No se le advirtió en repetidas oportunidades la gran imprudencia que representaría el acometer ese viaje a la antigua “Zona de distensión”? En su declaración ella alega que además de ser advertida, le fue quitada su escolta lo cual significaría que le estaban manipulando la campaña lo cual ella no iba a permitir. Pero querer subirse al helicóptero de Pastrana (presidente por aquél entonces) ¿era solo un pequeño favor que no se le niega a nadie, verdad?
  5. La existencia de un supuesto documento con copias en el DAS y MinDefensa, en el que tanto ella como su cercana Clara Rojas se hacen responsables de su propia seguridad y de lo que pasara luego de que cruzaran la línea divisoria, y respecto al cual Ingrid declaró ante el país “no recordar ese episodio”.
  6. A Ingrid las FARC le permitieron el ingreso a la zona, a Horacio Serpa (también candidato presidencial en ese entonces) se le negó.
  7. Es muy extraño que Ingrid no previera las voces que se alzarían en contra de su “deseo de conciliar”, es muy difícil creer que esto no lo tenía previsto. Por ende, ¿cómo llamaríamos su declaración de arrepentimiento?
  8. Algo de lo que ya nadie habla y a nadie parece importar. Ingrid tiene doble nacionalidad. ¿Qué pitos toca Francia en todo este asunto?

No nos llamemos a engaños. Ingrid no juega a ganarse la simpatía de nadie, incluso parece estarse poniendo en un sitio muy difícil ante la opinión pública. ¿Descubriremos qué hay detrás o solo nos encontraremos con otro velo?

Mejor, sigo viendo Los Comediantes de la Noche.

Anuncios

8 comentarios to “EVERYBODY HATES INGRID”

  1. […] Bárbara Morales concludes asking with distrust [es]: No nos llamemos a engaños. Ingrid no juega a ganarse la simpatía de nadie, incluso parece […]

  2. […] Bárbara Morales concludes asking with distrust [es]: No nos llamemos a engaños. Ingrid no juega a ganarse la simpatía de nadie, incluso parece […]

  3. me gustó muy serio análisis
    te felicito!!

  4. Nicolás Samper Says:

    A mí la verdad no me extraña para nada todo esto que pasó. Es hija de Yolanda Pulecio. Le recomiendo que indague (yo no se lo contaré además porque es conocido) las aventuras de Astrid

  5. cataG, justamente eso de caminar después de las 10 por las calles de Bogotá con el iPod a todo volumen es dónde tu también podrías entrar a demandar por seguridad y negligencia del estado. No te parece eso, un mínimo derecho para tener una mínima paz en tu vida en este país? A mi si, sin defender lo que hace Ingrid, que sus razones tendrá, por estúpidas que nos parezcan.

    Esto nos abre un poco los ojos y darnos cuenta que el estado no hace ni mierda por la seguridad y que la excusa de seguridad preventiva es sumamente rentable y les libera impuestos para la corrupción, en vez de ponerlos para tener una FFAA que de verdad den seguridad, por ejemplo, para que salgas después de las 10pm a las calles de Bogotá a escuchar tu iPod a todo volumen.

    http://caycedo.tumblr.com se burla del mismo modo con Alan Shore.

    • No creo q demandar sea la solución RickerSilva. La inseguridad siempre va a existir, eso no es un problema de éste país. Es un problema de la humanidad que no va a resolver ningún estado. Y definitivamente aumentando o mejorando las FFAA, no va a mejorar sino empeorar las cosas. Violencia no se lucha con más violencia. Violencia se lucha con educación. Y ese sí es un problema del estado. Al que actualmente le para más bolas el sector privado que el gobierno.

  6. conefa09 Says:

    cada vez que tengo el gusto de disfrutar de sus escritos, mi querida BBra, coincido cada vez más que hay que seguir persiguiendo la vocación que le dicta su talento y su pasión. de lo contrario estamos condenados al desperdicio de una de las grandes mentes de nuestra generación.

  7. De acuerdo. De verdad que ella cree que puede meternos los dedos a la boca. Retractarse y seguir haciendo lo que se le da la gana. Estamos de acuerdo en que las FARC son absolutamente responsables de su martirio de tanto tiempo. Sin embargo, se le dijo y se le advirtió, y todos recordamos ese episodio. Así como cuando Horacio Serpa se arrepintió de viajar, cuando le advirtieron de la inseguridad.
    Y es que, tenemos claro que el estado es responsable de nuestra seguridad, pero no por eso salgo a las 10 de la noche a caminar por las calles de Bogotá, con todas mis joyas puestas, hablando por mi Iphone a todo volúmen.
    Decimoprimer Mandamiento: No darais Papaya..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: