Archivo para Colombia

De los grafitis a la lucha por los derechos humanos hubo un edificio

Posted in Actualidad with tags , , , , , , , , on febrero 19, 2012 by Bárbara Morales

La pintura blanca no lo cubre todo.

En el paisaje del sector de Teusaquillo, como muchos otros en Bogotá, resaltan las llamadas pintasestenciles o mejor conocidos como grafitis. Nada de esto es nuevo, todos los días los vemos en la calle. Nos gustan, nos desagradan, no nos atraen o nos escandalizan. Pero ignoramos que detrás de cada pared pintada así, puede haber una historia, o mejor, varias que convergen en una sola.

Desde 2005 hasta 2009 y aún 2010, en un edificio ubicado en la esquina de la calle 32 con carrera 13 (muy cerca a la estación de Profamilia de Transmilenio) se gestaron movimientos que marcaron una época de trasgresión y resistencia al sistema a través de la expresión cultural.

El piso 3 del edificio en el que ahora queda una escuela de fotografía, era el sitio en donde se reunía el colectivo Excusado, conformado por 4 grafiteros. Entre ellos estaban Stink Fish y Saint Cat. Este último salió del colectivo que terminó desintegrándose y se unió a Bastardilla, quien ha colaborado con artistas como Aterciopelados en diversos proyectos.

El llamado “Piso 3” era el centro de encuentro de diversos grupos de grafiteros de países como México, Chile y España. A sus reuniones y talleres se unían bandas de punk de la ciudad en conciertos memorables para una generación de jóvenes capitalinos, que aún recuerdan haber sido raqueteados por la policía a medianoche, cual si fuera una cita acordada.

Los sectores aledaños al edificio daban buena cuenta del paso de estos artistas urbanos. Hoy no quedan muchos rastros de ello, pocas pintas se conservan y han dado paso a muros limpios excepto por letreros pintados por los múltiples manifestantes que pasan por allí.

Las monjas del colegio María Auxiliadora ya no tienen muchos motivos para escandalizarse. Ahora solo se observa un cartel de SE ARRIENDA.

El piso 2 del mismo edificio alojaba por la misma época al colectivo El Salmón Cultural, objeto de un discutido y polémico allanamiento por parte del DAS y la Fiscalía, y del cual hacía parte Yuri Neira.

Yuri es el padre de Nicolás Neira, joven de 15 años que (según el dictamen de la justicia) fue muerto a golpes en una marcha del primero de mayo de 2005 por uniformados del ESMAD que se encontraban en la 7ma a la altura de la calle 18, uno de los puntos donde tuvo lugar dicha manifestación.

Actualmente, en el primer piso del edificio hay un local de comidas rápidas y otro de venta de elementos de tipografía; y el segundo, FOTO DESIGN, una academia colombo-argentina de fotografía artística establecida hace 4 meses allí. Ahora Yuri sigue concentrado en la conformación de la Fundación Nicolás Neira, con la cual espera denunciar y combatir los abusos de la Policía contra los ciudadanos.

Empezamos por los grafitis y terminamos en una denuncia que ya corre camino por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. ¿Casualidad? ¿Causalidad? Solo hay que cambiar una “u” de lugar para que los hechos tengan una interpretación diferente.

* Esta nota no sería posible sin la colaboración de David Ramírez-Ordónez. En Twitter es: @hiperterminal Su página web es: http://blog.nomono.co/

** Solo tienen que hacer click en la imagen de la captura de GoogleMaps para que puedan ver las fotos que se tomaron del edificio y sus alrededores, las fotografías en Flickr de grafitis ya borrados, así como los videos y noticias en relación con el caso de Nicolás Neira.

EVERYBODY HATES INGRID

Posted in Uncategorized with tags , , , , on julio 11, 2010 by Bárbara Morales

No habían pasado dos días luego de que Caracol Televisión nos bombardeara con trailers de la Operación Jaque y la mañana del siguiente día (viernes 9 de julio) nos toma de sorpresa  la noticia de que Ingrid Betancourt demandaba al estado colombiano por una suma astronómica (que posteriormente se convertiría en “simbólica”) por no garantizar su derecho a la libertad, básicamente. Y en la noche nos fuimos a dormir con la versión de su vocero, según la cual, la solicitud de Ingrid y sus familiares fue objeto de tergiversaciones y que solo se limitaba a un pedido de conciliación.

Por supuesto, las reacciones en Colombia y los titulares en los medios de comunicación del planeta no se hicieron esperar. Los chistes sobre el pulpo Paul que “pronosticaba y acertaba” los marcadores del mundial de fútbol fueron opacados por las caricaturas que acuñaban nuevas palabras como “Ingridtitud”; muchas voces del común (incluida la mía) se levantaron con furia reclamando por el posible destino de los impuestos que se pagan, en tanto que en otras ocasiones no parece importarnos mucho. Los representantes del gobierno, por su parte,  se declararon sorprendidos por tal petición y  los editoriales y analistas pronosticaron avalanchas de demandas. De hecho, otros de los VIP ex – kipnapped, Jorge Gechem Turbay  y Sigifredo López declararon sus posibles intenciones de seguir los pasos de Ingrid en tal sentido. Incluso mi madre sostuvo en tono muy serio que la popularidad de las FARC andaba por las nubes en comparación a la de Ingrid, en fin.

Hoy domingo, nos vamos a la cama con las declaraciones públicas de Ingrid lamentándose por las negativas repercusiones que ha tenido su acción legal; erigiéndose como alguien que sacrifica su imagen pública en pos de las legítimas reclamaciones de otros secuestrados, ex – secuestrados y sus familias;  y además, declarando su arrepentimiento dado el cauce que han tomado las cosas desde el viernes pasado.

No es bueno ver en todo una posible cortina de humo pero:

  1. El hecho de que se haya “aclarado” el tipo de petición formulada por la ex – candidata presidencial  al estado colombiano no deja de crear la sensación de engaño. Es sabido que cuando se desea entablar una acción jurídica contra el estado el primer y obligatorio paso es el de la conciliación, si ese no funciona se pasa a la demanda. La “rectificación” proporcionada por el vocero de Ingrid nada tiene de tal.
  2. Hubiera sido una bella oportunidad para conocer el grupo de personas al cual Ingrid dice representar en su deseo de justa reparación. ¿Por qué no dijo quienes eran? (Y no me digan razones de seguridad, ya soy mayorcita de edad).
  3. El monto absurdo al cual ascendían las pretensiones de indemnización pasa ahora a ser una cifra simbólica (¿?).
  4. Siendo la razón que alega Ingrid el hecho de que no se le haya garantizado su seguridad, ni su ejercicio al derecho de la libertad ¿No se le advirtió en repetidas oportunidades la gran imprudencia que representaría el acometer ese viaje a la antigua “Zona de distensión”? En su declaración ella alega que además de ser advertida, le fue quitada su escolta lo cual significaría que le estaban manipulando la campaña lo cual ella no iba a permitir. Pero querer subirse al helicóptero de Pastrana (presidente por aquél entonces) ¿era solo un pequeño favor que no se le niega a nadie, verdad?
  5. La existencia de un supuesto documento con copias en el DAS y MinDefensa, en el que tanto ella como su cercana Clara Rojas se hacen responsables de su propia seguridad y de lo que pasara luego de que cruzaran la línea divisoria, y respecto al cual Ingrid declaró ante el país “no recordar ese episodio”.
  6. A Ingrid las FARC le permitieron el ingreso a la zona, a Horacio Serpa (también candidato presidencial en ese entonces) se le negó.
  7. Es muy extraño que Ingrid no previera las voces que se alzarían en contra de su “deseo de conciliar”, es muy difícil creer que esto no lo tenía previsto. Por ende, ¿cómo llamaríamos su declaración de arrepentimiento?
  8. Algo de lo que ya nadie habla y a nadie parece importar. Ingrid tiene doble nacionalidad. ¿Qué pitos toca Francia en todo este asunto?

No nos llamemos a engaños. Ingrid no juega a ganarse la simpatía de nadie, incluso parece estarse poniendo en un sitio muy difícil ante la opinión pública. ¿Descubriremos qué hay detrás o solo nos encontraremos con otro velo?

Mejor, sigo viendo Los Comediantes de la Noche.